infraroodscreening

Buscar

|

En los medios

|

Acerca

|

Contacto

|

Facebook

|

Facebook








Bienvenido

Nuestra visión

Tecnología

Software

Análisis térmico

Capacitación

Mercado Profesional



¿QUÉ ES LA TERMOGRAFÍA MÉDICA?



La termografía clínica, también conocida como termografía infrarroja, termología médica, radiometría infrarroja, o diagnóstico por imagen infrarroja, es una técnica diagnóstica no invasiva que permite al profesional clínico visualizar y cuantificar los cambios en la temperatura de la superficie de la piel utilizando cámaras infrarrojas ultra- sensibles.


La radiación infrarroja corresponde al espectro electromagnético que se extiende desde el extremo rojo de la gama de luz visible, hasta el rango de microondas (9,000–14,000 nanómetros, o 9–14 µm) y produce imágenes características que llamamos termogramas. Invisible para el ojo, puede ser detectada como calor en la piel. En principio, esta energía térmica en forma de radiación infrarroja, es emitida de manera natural por cualquier objeto cuya temperatura sea superior al cero absoluto (-273 ° C).


La Termografía de Infrarrojos (IR) se basa en el análisis de temperaturas de la superficie de la piel, como un aspecto de la fisiología humana normal o anormal, usando un IR - cámara altamente especializado. En una fracción de segundo, grandes áreas del cuerpo humano se pueden estudiar obteniendo imágenes de la emisión infrarroja, midiendo así la temperatura con una precisión superior a 0,1 ° C, así como una resolución espacial de 25-50. De esta manera, las respuestas dinámicas a los estímulos son fácilmente recogidas y documentadas mediante un software específico.


Hoy en día, la termografía infrarroja se ha convertido en el “standard” para el estudio de la temperatura de la piel y, por tanto, para la monitorización de diversos procesos fisiológicos y fisiopatológicos. Las modernas cámaras digitales de infrarrojo, que emplean tecnología de matriz de plano focal, proporcionan una herramienta sensible para una multitud de situaciones clínicas y experimentales, que van desde la evaluación de riesgos de la mama, a la evaluación osteomuscular. Treinta años de uso clínico y más de 8.000 estudios revisados en la literatura médica han establecido a la termografía como un medio seguro y eficaz para examinar el cuerpo humano (Ammer y Ring, 1995; Cockburn, 2000). Se añade la ventaja de ser absolutamente no invasiva, y como tal no requiere el uso de radiación u otros elementos potencialmente dañinos. La investigación médica ha demostrado la termografía es una herramienta útil en la investigación , además de ser útil en la evaluación de la salud de la mama (la detección precoz de trastornos en la mama es hoy en día una de las aplicaciones más desarrolladas y aplicadas en el mundo de la termografía médica) , trastornos del sistema nervioso , trastornos metabólicos , trastornos hormonales, trastornos de la columna vertebral, síndromes dolorosos complejos, artritis , trastornos vasculares y lesiones de tejidos blandos , entre otros (ver referencias, Ammer & Ring, 1995) .


Se han realizado muchos estudios termográficos sobre patrones básicos y situaciones de homeostasis fisiológica, que muestran el patrón normal esperado de la temperatura en una imagen térmica, tanto en estado estacionario como situaciones dinámicas. Por ejemplo, la respuesta tras inducir calentamiento o enfriamiento de la piel. Cambios característicos en el patrón normal se asocian a diferentes fenómenos patológicos. Estos cambios proporcionan la base para ser capaz de llevar a cabo investigaciones objetivas no invasivas, cuyo valor diagnóstico es indudable.

¿CÚAL ES EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LA TERMOGRAFÍA MÉDICA?



El uso de cámaras termográficas como herramienta de diagnóstico médico se inició en la década de los 60. Inicialmente no se encontró útil, en sus orígenes, por la medicina convencional. De hecho, es una tecnología que se ha desarrollado sobre todo a partir de las necesidades de la industria militar, y también por su utilidad como herramienta en ingeniería industrial. En la década de los 70 se evaluó por primera vez su utilidad en la detección de alteraciones de la mama en el Instituto Nacional para la Detección del Cáncer (USA), dentro de un programa denominado Proyecto para la Detección y Diagnóstico de Cáncer de Mama. La termografía médica es una técnica que se asienta sobre las bases científicas de la física fundamental y de la fisiología humana. En pocas palabras el cuerpo humano emite grandes cantidades de radiación infrarroja y las cámaras infrarrojas detectan y monitorizan esta energía radiante. A diferencia de los rayos X, el proceso es totalmente no intrusivo. A pesar de las limitaciones técnicas de la época (70s, 80s y 90s), y del dominio de otras tecnologías diagnósticas más precisas, un número de médicos e investigadores científicos han mantenido la tecnología viva y avanzando hacia adelante. El primer estudio significativo de imágenes y termografías de mama en oncología, se realizó en el Instituto de Cáncer de la Universidad Pasteur, en Marsella (Francia) y fue publicado en 1975. Este estudio incorporó miles de casos de estudio recogidos durante muchos años. También en 1975, Judas Folkman publicó su teoría de la neo - angiogénesis de los tumores malignos sólidos. A finales de 1980 un grupo de anatomistas alemanes de la Universidad de Essen demostró las estructuras lacunae primitivas en el proceso de neo - angiogénesis. Hoy en día los estudios de imágenes térmicas abundan, desde un estudio sobre su efectividad en la detección precoz de cáncer de mama que se realizó en la Universidad de Cornell, hasta un estudio de la Universidad de Houston utilizando una cámara térmica en el desarrollo de un sistema de detección de mentiras. En la actualidad existen muchas aplicaciones médicas y nuevos artículos se publican casi a diario. Algunas aplicaciones clínicas se enumeran a continuación.

1. Detección selectiva de Fiebre SARS
2. Cáncer de mama.
3. Cáncer de próstata.
4. Síndromes Dolorosos Complejos.
5. Acupuntura y otras terapias complementarias.
6. Cáncer de piel.
7. Dolor Crónico.
8. Veterinaria. Evaluación de Equinos de Competición.
9. Endocrinología.
10. Cirugía y Medicina Cardiovascular.
11. Examen de lesiones funcionales de la columna vertebral.
12. Odontología.
14. Cirugía a Corazón Abierto
15. Evaluación de Quemados (profundidad de las lesiones).
Etc.

¿QUIÉN REALIZA LA INTERPRETACIÓN DE IMÁGENES DIGITALES INFRARROJAS?



La interpretación de las imágenes termográficas permite obtener una impresión termográfica. Esta impresión termográfica se plasma en el Informe - Análisis Termográfico, que es realizado por profesionales médicos específicamente formados y acreditados para la interpretación de imágenes termográficas digitales. Dichos informes se realizan habitualmente a través de un servicio externo de interpretación, y son remitidos al paciente o prescriptor de la termografía.

¿QUÉ REQUERIMIENTOS LEGALES CONLLEVA LA IMPLANTACIÓN DE UNA UNIDAD DE TERMOGRAFIA CLÍNICA?



Dado que es una técnica que no utiliza radiaciones ionizantes, no es necesario obtener ninguna clase de permiso o licencia especial para su instalación. Fiscalmente, la actividad figura como “Otras actividades sanitarias” y solamente es necesario contar con una licencia de actividades profesionales sanitarias si en el mismo lugar donde se realizan los termogramas también desempeña su actividad asistencial algún profesional sanitario, simultáneamente. En el caso de que la actividad se circunscriba exclusivamente a la toma de imágenes termográficas, las licencias y permisos para realizar esta actividad son los básicos para un establecimiento de servicios, ya que habitualmente quien realiza la captura de las imágenes es un técnico especializado en termografía, y la interpretación de los termogramas se realiza mediante un servicio externo. En virtud de lo anteriormente expuesto, es especialmente importante cumplir con todos los requisitos legales en materia de Protección de Datos.

¿QUÉ ES LA IMAGEN MAMARIA DIGITAL INFRARROJA, O TERMOGRAFÍA DE MAMA?



La Termografía Infrarroja de mama, o Termografía de Mama es un estudio no radiológico, que evalúa la temperatura de la piel del pecho. Esta técnica es útil para la Evaluación del Riesgo de la Salud de la Mama, y se considera auxiliar en la detección de los cambios fisiológicos asociados con el cáncer de mama. Es una técnica segura y cómoda, que no requiere contacto directo con el pecho del paciente ni la proyección de radiaciones ionizantes sobre éste. Los principales criterios científicos y técnicos de la Termografía de Mama han sido desarrollados y acreditados internacionalmente por la Academia Americana de Termología Médica en 2012, en un documento denominado Directrices en Termografía de Mama (Internationally peer reviewed Guidelines for Breast Thermography).


La termografía de mama basa sus resultados en la cuantificación de la temperatura, en las imágenes y en mapas de derivación microcirculatoria en la piel, asociados a cambios vasculares en la mama. Al igual que con la mayoría de los estudios fisiológicos, los hallazgos anatómicos pueden o no correlacionarse, o pueden incluso no estar presentes en el momento del examen. Es muy importante considerar y resaltar el hecho de que los hallazgos fisiológicos tienden a preceder los hallazgos estructurales en la gran mayoría de las patologías. La termografía de mama no diagnostica el cáncer de mama, ni lo pretende. Sin embargo la termografía puede desempeñar un papel complementario muy importante, vital, en el diagnóstico clínico precoz y en la distinción entre procesos benignos, procesos incipientes o procesos evolucionados. En este sentido, la Termografía de Mama no es una prueba para detectar Cáncer de mama específicamente, sino una herramienta que nos permite, de manera inocua, realizar una Evaluación de Riesgo de la Salud de la Mama (ERSM). Los resultados de la ERSM nos indicarán la conveniencia o ausencia de necesidad de realizar otras pruebas diagnósticas, ya que los resultados de la ERSM se expresan en una escala de 5 niveles de “grado de riesgo” denominados TH1, TH2, TH3, TH4 y TH5. Cada nivel TH tiene indicaciones concretas para el paciente y el médico responsable/prescriptor.


Al ser inocua, la ERSM obtenida mediante Termografía de Mama también puede desempeñar un papel muy útil en el seguimiento de la evolución y los efectos del tratamiento, siendo que el tratamiento se haya instaurado debido a un trastorno inflamatorio, funcional, degenerativo, o tumoral, etc. . Quiere esto decir que la ERSM obtenida, mediante termografía, tiene utilidad en todo el espectro de patologías que pueden afectar al tejido mamario, sin restringirlo al ámbito de patología tumoral. Asimismo, resulta una prueba altamente recomendable en el caso de que la paciente sea portadora de prótesis o implantes mamarios.


Las células cancerosas característicamente inducen un aumento del flujo sanguíneo mediante neo angiogénesis, para cubrir sus necesidades particulares. Estas colonias celulares también tienen una tasa metabólica superior al resto, lo que se traduce en un aumento de su temperatura en comparación con el tejido normal circundante. Mediante el estudio de tejido mamario con imágenes de infrarrojos los primeros cambios en el flujo sanguíneo pueden ser detectados, y la progresión de los cambios se puede evaluar con el tiempo.

¿LA TERMOGRAFIA PUEDE DIAGNOSTICAR CÁNCER DE MAMA?



No. De hecho, todos los otros métodos (mamografía, RMN, ecografía) solo pueden sugerir la presencia o ausencia de la enfermedad. La única forma de diagnosticar cáncer de mama es mediante una biopsia y un estudio patológico.

¿QUÉ GRADO DE FIABILIDAD TIENE LA TERMOGRAFÍA DE MAMA?



En 1997 Gamagami, Silverstein & Waisman publicaron lo siguiente:

1. La angiogénesis fue el primer signo que apareció en los estudios mamográficos antes de la identificación de imágenes de cáncer de mama, prediciendo un 91% de casos en los que se desarrollaría un cáncer de mama. Por tanto, la neo angiogénesis es un hallazgo importante en la detección de las primeras etapas del desarrollo de cáncer de mama.
2. Termografía infrarroja y mamografía van de la mano. Se pudo demostrar la presencia de hipervascularidad e hipertermia en un 86% de casos de cáncer de mama diagnosticados, no palpables.
3. Se encontró que la termografía infrarroja era la única prueba que mostró la eficacia de la quimioterapia, en tiempo real, durante el tratamiento de carcinoma inflamatorio de mama.
Mientras que la termografía de mama no es una herramienta independiente en el diagnóstico de cáncer de mama (para ello se debe disponer adicionalmente de una herramienta de cribado como la mamografía de rayos X, la RMN o la ecografía) proporciona una excelente capacidad de previsión (evaluación del riesgo) cuando se usa de manera independiente y aislada. Una combinación de herramientas diagnósticas que incluya la termografía infrarroja entre ellas, ha demostrado que incrementa la sensibilidad y la especificidad del diagnóstico.
Tras un estudio con seguimiento de 4 años, cinco Instituciones publicaron conjuntamente un artículo en el American Journal of Radiology (2003), donde los autores concluyeron que la termografía de mama mediante infrarrojos es un procedimiento no invasivo, seguro y válido, como complemento de la mamografía de rayos X, para determinar si una lesión es benigna o maligna.

En estudios seriados, la termografía infrarroja de mama mostró un valor predictivo negativo del 95 %, y un valor predictivo positivo de 24 %. Esto significa que si una termografía de mama es negativa hay un 95 % de posibilidades de que no haya cáncer, y que si es positivo exista una probabilidad del 24 % de que posteriormente se confirme o descubra la existencia de un proceso tumoral, durante un periodo de cuatro años. En este sentido último, la termografía no difiere mucho de la mamografía que también tiene un elevado índice de falsos positivos.
Asimismo, en 2008 The American Journal of Surgery (páginas 523-526) publicó que la termografía de mama identificó 58 de 60 tumores malignos, con un 97 % de sensibilidad, 44 % de especificidad y 82 % de valor predictivo negativo. Los autores concluyeron que la termografía de mama es un valioso complemento a la mamografía de rayos X y la ecografía, en especial en mujeres con tejido mamario denso.
La termografía es una prueba que evalúa la fisiología, y se puede considerar por tanto como prueba complementaria de las técnicas de imagen anatómicas clásicas (ecografía, mamografía de rayos X, resonancia magnética nuclear). Aunque la termografía de mama ha demostrado ser muy precisa, es un procedimiento complementario en el proceso diagnóstico, y como tal, no sustituye los estudios anatómicos como la mamografía, ultrasonido, resonancia magnética, CT, rayos X u otros, del mismo modo que éstos métodos clásicos no pueden dictaminar un diagnóstico en firme en ausencia de una biopsia, que es la única prueba que establece firmemente esta clase de diagnóstico.

¿QUÉ APLICACIONES TIENE LA TERMOGRAFIA CLINICA EN EL CAMPO NEUROMUSCULAR Y OSTEOMUSCULAR?



A continuación se exponen las aplicaciones de la termografía neuromuscular en ausencia de pruebas de diagnóstico basadas en la anatomía (TC, mielograma y / o resonancia magnética), o bien estos son negativos o no concluyentes:

  • Para evaluar la lesión del nervio periférico sensorial / autonómico.
  • Evaluar la posible existencia de Síndrome de Distrofia Simpática Refleja / Dolor Regional Complejo u otras distrofias de origen autonómico, así como para la supervisión de su tratamiento.
  • Evaluación y monitorización de la lesión miofascial.
  • Detectar, documentar y monitorizar cualquier lesión neuromuscular que no responda al tratamiento clínico.
  • Identificar las condiciones miofasciales ocultas frente a la magnificación de los síntomas.
  • Evaluar el dolor articular temporomandibular o dolor facial, cuando otros exámenes no revelen nada. Si las pruebas de neurofisiología (EMG) conjuntamente con un termograma se han realizado en primer lugar, y son negativos, la necesidad de pruebas anatómicas puede ser reconsiderada.
  • Monitorizar la carga o sobrecarga sobre tejidos blandos y articulaciones en el ámbito del deporte, con el fin de detectar prematuramente el riesgo de desarrollar lesiones por sobreuso, con el fin de establecer medidas preventivas que eviten la instauración de lesiones deportivas.
A continuación se describe los usos de la termografía neuromuscular cuando se han realizado las pruebas anatómicas (CT, rayos x, ecografía, mielografía y / o resonancia magnética) con resultados positivos:
  • Evaluar el significado clínico de resultados positivos, cuando el examen físico o la historia no son coincidentes o congruentes.
  • Buscar las lesiones ocultas o perdidas. Ejemplos: i. El paciente puede tener disfunción nerviosa y/o distrofia simpática refleja / síndrome de dolor regional complejo, con sólo un conjunto de síntomas presentes. ii. El paciente puede tener compromiso nervioso por una lesión discal al tiempo que existen puntos gatillo o síndrome facetario, con la superposición o enmascaramiento de los síntomas. Bajo estas circunstancias, la historia y / o síntomas pueden estar enmascarados por la lesión predominante.
  • Evaluar la posibilidad de síndrome de algodistrofia / de dolor regional complejo, y para controlar el tratamiento de los mismos, si está indicado clínicamente.
  • Diferenciar, documentar y monitorizar cualquier lesión neuromuscular que no responde al tratamiento clínico impuesto.

¿QUÉ APLICACIONES TIENE LA TERMOGRAFIA CLÍNICA EN EL ÁMBITO DE LAS TERAPIAS COMPLEMENTARIAS?



Una de las aplicaciones y aportaciones de la termografía infrarroja es la monitorización del sistema de meridianos energéticos descritos por la Medicina Tradicional Oriental. Los meridianos se comportan como autopistas de información y energía, y es posible realizar una observación del comportamiento de los mismos, en especial de los meridianos Yang, realizando una prueba especial llamada Termografía Biodinámica Funcional. Los meridianos energéticos se asemejan a líneas de fibra óptica discurriendo por el cuerpo, ya que su resistencia al paso de la electricidad, la energía, las ondas electromagnéticas y el sonido se ha demostrado ser muy inferior al resto de las estructuras corporales. Es por ello que la radiación infrarroja viaja a mayor velocidad y de un modo más libre a través de este sistema. En el campo de las terapias energéticas existen muy pocas experiencias bien documentadas, pero es un campo que comienza a extenderse y donde queda mucho por hacer.

¿QUÉ APLICACIONES TIENE LA TERMOGRAFIA PARA EVALUAR LA FUNCIÓN DE LA GLÁNDULA TIROIDES?



La disfunción de la tiroides se relaciona con un gran número de problemas metabólicos, incluyendo, pero no limitado a la ganancia o pérdida de peso, fatiga, trastornos del metabolismo proteico, de los carbohidratos y las grasas, y la intolerancia al calor o al frío.


Las pruebas de laboratorio convencionales a menudo arrojan resultados inexactos debido a la multitud de condiciones médicas que pueden elevar o deprimir falsamente los valores analíticos de la función tiroidea. La ecografía tiene un valor en la detección de alteraciones anatómicas. La exploración radiológica, que implican la inyección de un medio de contraste radioactivo, no es deseable para la mayoría de los individuos.


La termografía ofrece una medición no invasiva y no radiológica de la fisiología tiroidea. Como tal, no detectará nódulos o tumores, pero proporciona una representación de la disfunción fisiológica que, cuando se combina con la historia, el examen físico y las pruebas antes mencionadas proporcionan una visión mucho más grande y completa de la función tiroidea.

Al realizar la termografía de tiroides buscamos asimetría significativa de la temperatura entre los lóbulos o una variación de temperatura entre la glándula tiroides y sus estructuras circundantes.

¿QUÉ APLICACIONES TIENE LA TERMOGRAFIA EN EL CAMPO DE LA ODONTOLOGÍA Y LA CIRUGÍA MAXILOFACIAL?



La termografía de la región maxilofacial permite la detección de alteraciones o inflamación a nivel de la articulación temporomandibular, así como la monitorización de posibles focos infecciosos/inflamatorios en las raíces dentales y/o encías. A menudo estos focos permanecen inadvertidos o no es posible evaluar fácilmente su evolución o intensidad, ya que la radiología convencional tiene francas limitaciones para aportar información relevante. La importancia de la información aportada por la termografía se pone de manifiesto especialmente en el campo de la implantología, la cirugía reconstructiva maxilofacial o la odontología infantil, entre otros.

¿QUÉ APLICACIONES TIENE LA TERMOGRAFIA EN EL CAMPO VETERINARIO?



La termografía tiene ya un largo recorrido en algunas especialidades del ámbito veterinario. Dado que los “pacientes” de una clínica veterinaria no pueden referir sus síntomas, la termografía es de gran ayuda en el diagnóstico de una amplia variedad de condiciones, al detectar focos de hipertermia relacionados con lesiones del aparato locomotor, infecciones en la boca o extremidades, tumores, trastornos metabólicos, etc. En este sentido, la termografía viene cobrando un creciente protagonismo en el diagnóstico de problemas que afectan a caballos de competición, mamíferos acuáticos (delfinarios y parques acuáticos), perros, homínidos, entre otros. La comodidad que supone para el equipo veterinario, no tener que desplazar necesariamente al animal a un ambiente clínico, ni tener que inmovilizarlo para realizar otra serie de pruebas radiológicas, ser un proceso inocuo y fácilmente reproducible, etc. hacen de la termografía una nueva y revolucionaria técnica diagnóstica en este campo. Se puede utilizar indistintamente en un contexto clínico o en el hábitat del animal afectado.

¿QUÉ BIBLIOGRAFÍA PUEDO CONSULTAR PARA PROFUNDIZAR EN EL ESTUDIO DE LA TERMOGRAFÍA DE MAMA?



[1] Adams, F.: The Genuine Works of Hippocrates. Baltimore: Williams and Wilkins, 1939. [2] Lawson R.: Implications of Surface Temperatures in the Diagnosis of Breast Cancer. Can Med Assoc J 75: 309-310,1956.
[3] Archer, F., Gros, C.: Classification Thermographique des Cancers Mammaries. Bull Cancer 58:351-362, 1971 [4] Lawson RN and Chughtai MS: Breast cancer and body temperatures. Can Med Assoc J 88: 68-70,1963.
[5] Head JF, Wang F, Elliott RL: Breast thermography is a noninvasive prognostic procedure that predicts tumor growth rate in breast cancer patients. Ann N Y Acad Sci 698:153-158,1993.
[6] Sterns EE, Zee B, Sen Gupta J, and Saunders FW. Thermography: Its relation to pathologic characteristics, vascularity, proliferative rate and survival of patients with invasive ductal carcinoma of the breast. Cancer 77:1324-8, 1996.
[7] Head JF, Elliott RL: Breast Thermography. Cancer 79:186-8,1995.
[8] Anbar M: Breast Cancer. In: Quantitative Dynamic Telethermometry in Medical Diagnosis and Management. CRC Press, Ann Arbor, Mich, pp.84-94, 1994.
[9] Rodenberg DA, Chaet MS, Bass RC, Arkovitz MD and Garcia BF. Nitric Oxide: An overview. Am J Surg 170:292-303,1995.
[10] Thomsen LL, Miles DW, Happerfield L, Bobrow LG, Knowles RG and Mancada S. Nitric oxide synthase activity in human breast cancer. Br J Cancer 72(1);41-4,July 1995.
[11] Guidi AJ, Schnitt SJ: Angiogenesis in pre-invasive lesions of the breast. The Breast J (2): 364-369, 1996.
[12] Love SM, Barsky SH: Breast Cancer: An interactive Paradigm. Breast J 3: 171-5,1996.
[13] Gamagami P: Indirect signs of breast cancer: Angiogenesis study. In: Atlas of Mammography, Cambridge, Mass.,Blackwell Science pp.231-26, 1996.
[14] Love, T.: Thermography as an Indicator of Blood Perfusion. Proc NY Acad Sci J 335:429-437,1980.
[15] Chato, J.: Measurement of Thermal Properties of Growing Tumors. Proc NY Acad Sci 335:67-85,1980.
[16] Draper, J. : Skin Temperature Distribution Over Veins and Tumors. Phys Med Biol 16(4):645-654,1971.
[17] Jain, R.; Gullino, P.: Thermal Characteristics of Tumors: Applications in Detection and Treatment. Ann NY Acad Sci 335:1-21,1980.
[18] Gautherie, M.: Thermopathology of Breast Cancer; Measurement and Analysis of In-Vivo Temperature and Blood Flow. Ann NY Acad Sci 365:383, 1980.
[19] Gautherie, M.: Thermobiological Assessment of Benign and Malignant Breast Diseases. Am J Obstet Gynecol (8)147:861-869, 1983.
[20] Gamigami, P.: Atlas of Mammography: New Early Signs in Breast Cancer. Blackwell Science, 1996. [21] Gershen-Cohen J, Haberman J, Brueschke EE: Medical thermography: A summary of current status. Radiol Clin North Am 3:403-431, 1965.
[22] Haberman J: The present status of mammary thermography. In: Ca – A Cancer Journal for Clinicians 18: 314-321,1968.
[23] Hoffman, R.: Thermography in the Detection of Breast Malignancy. Am J Obstet Gynecol 98:681-686, 1967.
[24] Stark, A., Way, S.: The Screening of Well Women for the Early Detection of Breast Cancer Using Clinical Examination with Thermography and Mammography. Cancer 33:1671-1679, 1974.
[25] Hobbins, W.: Mass Breast Cancer Screening. Proceedings, Third International Symposium on Detection and Prevention of Breast Cancer, New York City, NY: pg. 637, 1976.
[26] Hobbins, W.: Abnormal Thermogram — Significance in Breast Cancer. RIR 12: 337-343, 1987 [27] Isard HJ, Becker W, Shilo R et al: Breast thermography after four years and 10,000 studies. Am J Roentgenol 115: 811-821,1972.
[28] Spitalier, H., Giraud, D., et al: Does Infrared Thermography Truly Have a Role in Present-Day Breast Cancer Management? Biomedical Thermology, Alan R. Liss New York, NY. pp. 269-278, 1982 [29] Moskowitz M, Milbrath J, Gartside P et al: Lack of efficacy of thermography as a screening tool for minimal and Stage I Breast Cancer. N Engl J Med 295; 249-252,1976.
[30] Threatt B, Norbeck JM, Ullman NS, et al: Thermography and breast cancer: an analysis of a blind reading. Annals N Y Acad Sci 335: 501-519,1980.
[31] Haberman, J., Francis, J., Love, T.: Screening a Rural Population for Breast Cancer Using Thermography and Physical Examination Techniques. Ann NY Acad Sci 335:492-500,1980.
[32] Sciarra, J.: Breast Cancer: Strategies for Early Detection. Thermal Assessment of Breast Health. (Proceedings of the International Conference on Thermal Assessment of Breast Health). MTP Press LTD. pp. 117-129, 1983.
[33] Gautherie, M.: Thermobiological Assessment of Benign and Malignant Breast Diseases. Am J Obstet Gynecol (8)147:861-869, 1983.
[34] Louis, K., Walter, J., Gautherie, M.: Long-Term Assessment of Breast Cancer Risk by Thermal Imaging. Biomedical Thermology. Alan R. Liss Inc. pp.279-301, 1982.
[35] Gros, C., Gautherie, M.: Breast Thermography and Cancer Risk Prediction. Cancer 45:51-56, 1980 [36] Jones CH: Thermography of the Female Breast. In: C.A. Parsons (Ed) Diagnosis of Breast Disease, University Park Press, Baltimore, pp. 214-234,1983.
[37] Useki H: Evaluation of the thermographic diagnosis of breast disease: relation of thermographic findings and pathologic findings of cancer growth. Nippon Gan Chiryo Gakkai Shi 23: 2687-2695, 1988.
[38] Nyirjesy, I., Ayme, Y., et al: Clinical Evaluation, Mammography, and Thermography in the Diagnosis of Breast Carcinoma. Thermology 1:170-173, 1986.
[39] Thomassin, L., Giraud, D. et al: Detection of Subclinical Breast Cancers by Infrared Thermography. Recent Advances in Medical Thermology (Proceedings of the Third International Congress of Thermology), Plenum Press, New York, NY. pp.575-579, 1984.
[40] Gautherie, M., et al: Thermobiological Assessment of Benign and Malignant Breast Diseases. Am J Obstet Gynecol (8)147:861-869, 1983.
[41] Jay, E.; Karpman, H.: Computerized Breast Thermography. Thermal Assessment of Breast Health (Proceedings of an International Conference), MTP Press Ltd., pp.98-109, 1983 [42] Dodd GD: Thermography in Breast Cancer Diagnosis. In: Abstracts for the Seventh National Cancer Conference Proceedings. Los Angeles, Calif., Sept. 27-29, Lippincott Philadelphia, Toronto: pp.267,1972.
[43] Wallace JD: Thermographic examination of the breast: An assessment of its present capabilities. In: Gallagher HS (Ed): Early Breast Cancer: Detection and Treatment. American College of Radiology, Wiley, New York: Wiley, pp. 13-19,1975.
[44] Report of the Working Group to Review the National Cancer Institute Breast Cancer Detection Demonstration Projects. J Natl Cancer Inst 62: 641-709,1979.
[45] Haberman J: An overview of breast thermography in the United States: In: Margaret Abernathy, Sumio Uematsu (Eds): Medical Thermography. American Academy of Thermology, Washington, pp.218-223, 1986.
[46] Amalric, R., Gautherie, M., Hobbins, W., Stark, A.: The Future of Women with an Isolated Abnormal Infrared Thermogram. La Nouvelle Presse Med 10(38):3153-3159, 1981.
[47] Gautherie, M., Gros, C.: Contribution of Infrared Thermography to Early Diagnosis, Pretherapeutic Prognosis, and Post-irradiation Follow-up of Breast Carcinomas. Laboratory of Electroradiology, Faculty of Medicine, Louis Pasteur University, Strasbourg, France, 1976.
[48] Hobbins, W.: Significance of an “Isolated” Abnormal Thermogram. La Nouvelle Presse Medicale 10(38):3153-3155, 1981.
[49] Hobbins, W.: Thermography, Highest Risk Marker in Breast Cancer. Proceedings of the Gynecological Society for the Study of Breast Disease. pp. 267-282, 1977.
[50] Louis, K., Walter, J., Gautherie, M.: Long-Term Assessment of Breast Cancer Risk by Thermal Imaging. Biomedical Thermology. Alan R. Liss Inc. pp.279-301, 1982.
[51] Gauthrie, M.: Improved System for the Objective Evaluation of Breast Thermograms. Biomedical Thermology; Alan R. Liss, Inc., New York, NY; pp.897-905, 1982.
[52] Amalric, R., Giraud, D., et al: Combined Diagnosis of Small Breast Cancer. Acta Thermographica, 1984.
[53] Spitalier, J., Amalric, D., et al: The Importance of Infrared Thermography in the Early Suspicion and Detection of Minimal Breast Cancer. Thermal Assessment of Breast Health (Proceedings of an International Conference), MTP Press Ltd., pp.173-179, 1983.
[54] Sickles EA: Mammographic features of “early” breast cancer. Am J Roentgenol 143:461, 1984. [55] Thomas DB, Gao DL, Self SG et al: Randomized trial of breast self-examination in Shanghai: Methodology and Preliminary Results. J Natl Cancer Inst 5:355-65, 1997.
[56] Moskowitz M: Screening for breast cancer. How effective are our tests? CA Cancer J Clin 33:26,1983.
[57] Elmore JG, Wells CF, Carol MPH et al. Variability in radiologists interpretation of mammograms. NEJM 331(22):1994;1493
[58] Laya MB: Effect on estrogen replacement therapy on the specificity and sensitivity of screening mammography. J Natl Cancer Inst 88:643-649, 1996.
[59] Boyd NF, Byng JW, Jong RA et al: Quantitative classification of mammographic densities and breast cancer risk. J Natl Cancer Inst 87:670-75,1995.
[60] Moskowitz M: Breast Imaging. In: Donegan WL, Spratt JS (Eds): Cancer of the breast. Saunders, New York, pp.206-239, 1995.
[61] Khalkhali I, Cutrone JA et al: Scintimammography: the complementary role of Tc-99m sestamibi prone breast imaging for the diagnosis of breast carcinoma. Radiol 196: 421-426, 1995.
[62] Kedar RP, Cosgrove DO et al: Breast carcinoma: measurement of tumor response in primary medical therapy with color doppler flow imaging. Radiol 190: 825-830, 1994. [63] Weinreb JC, Newstead G: MR imaging of the breast. Radiol 196: 593-610, 1995.
[64] Keyserlingk JR, Ahlgren, PD, Yu E and Belliveau N: Infrared imaging of the breast: Initial reappraisal using high-resolution digital technology in 100 successive cases of Stage I and II breast cancer. The Breast Journal (4):245-251,1998.

PARA CONOCER MÁS SOBRE LA TERMOGRAFÍA INFRARROJA POR FAVOR NO DUDE EN DIRIGIRSE A NOSOTROS. NOS PONDREMOS EN CONTACTO CON USTED Y RESOLVEREMOS TODAS SUS PREGUNTAS.



Menú

> Accesorios
>
Cámaras de infrarrojos
>
Demostración
>
Termografía de Mama

>
Inflamación


Más

> Bibliografía sobre el examen infrarrojo
>
Contrato de servicios
>
Historia
>
Preguntas frecuentes
>
Publicaciones científicas


Energetic Health Systems BV

PO Box 7469
3280 AG Numansdorp
The Netherlands
Contacto


Sitemap

Disclaimer

Privacy statement

© 2014 All rights reserved